domingo, 5 de julio de 2009

Taller de Ajubel


He estado viernes, sabado y domingo en un taller impartido por Ajubel, ha sido apasionante y he aprendido muchísimo. Hemos estado 20 ilustradores profesionales trabajando en común bajo la guía de este excelente ilustrador (premio nacional de Ilustración y premio internacional de Bolonia). No me quiero enrollar mucho, sólo decir que me podeís envidiar.
Posteo algunas imagenes de mi trabajo en el taller, que ha consistido en ilustrar el cuento de caperucita original en 6 dobles páginas y sin usar palabras.


5 comentarios:

Miguel Cerro Rico dijo...

ole ese señor, eres un artistazo, me encanta como dominas el painter y el tipo de ilustración y lo flipé con el dibujo sobre fotografía y todos los pasos que tiene, un peazo de currante, muchísimas gracias por todo y ha sido un placer conoceros, espero coincidir en algún evento similar porque tanto vosotros como el propio Ajubel habeis sido un encanto estamos en contacto para cualquier cosa e? un abrazo fuerte.

Pablo dijo...

Eres un auténtico crack tio

Me encanta lo que haces... ya buceé un poco por aqui y allá

Ha sido todo un placer y sólo espero que este haya sido el primero de muchos encuentros y cervecichuelas

Un saludo compañero!

Gabriel de la Riva dijo...

Alejandro. Mi compañero de mesa en el taller de Ajubel. Eres un pedazo de ilustrador y además apasionado de este tipo de expresión.
Me encanta ver en tu blog lo que ví crear junto a mí. Enhorabuena y un abrazo.

gaston dijo...

muy bueno amigo, si que ha debido de estar bien; a ver si nos vemos y ya me comentas como va la asociación, cursos, etc... me interesa

Joaquín Aragón dijo...

Acabo de realizar un taller de cinco días con Ajubel en el Ilustratour 2011 en Valladolid y estoy contigo, UNA GOZADA. Partimos de la misma premisa que vosotros (una caperucita que no se halla visto y sin palabras)y los resultados fueron muy diversos y de una calidad impresionante.
Ajubel se entrega.
Vosotros lo tuvisteis más dificil solo en tres días , enhorabuena.
Un saludo, Joaquín.